20 abr. 2010

SALVANDO METAS Y SURCANDO FRONTERAS

El domingo acabamos nuestro particular Camino de Santiago, y casi sin coger aire, casi sin respirar deshice "el camino" hasta mi casa de Galdakao en coche (setecientos kilómetros)... pero con una gran sonrisa y satisfecho por la gran Vuelta Castilla Leon que acababa de hacer.
Aquí no acabó mi esfuerzo porque fue llegar a casa, cenar y seguido, después de las ocho horas de sueño, salir pitando el lunes por la mañana y de nuevo en coche hasta Bélgica (1300km). Me llevó todo el día, fui junto a Eneko, mecánico del equipo, ... ¿por qué en coche? porque los aeropuertos no funcionaban por culpa del dichoso volcán, pero mereció la pena ese gran esfuerzo.
En esta vida no hay cosa más gratificante que conseguir los retos que te propones, ir salbando obstáculos que surgen en el momento menos pensado, obstáculos difíciles, surcar muchas fronteras, mirar adelante y seguir con más rabia si cabe.
Eso he estado haciendo yo durante este tiempo atras, luchar, remar contracorriente...
pero a merecido la pena!!

El reto de conseguir ganar la etapa de El Morredero y haciéndolo junto al mejor corredor del mundo, un tal Contador... esta era una "meta" personal, sinceramente tenía mucho acumulado dentro, tenía rabia y lo descargué todo en esa etapa. Porque esa etapa la tenía marcada, porque esa etapa se la tenía que dedicar a mi ama... allí estuvo ella, junto a aita. Ellos pudieron disfrutarla juntos en directo, en la meta de El Morredero.
A veces somos como los antiguos "nómadas" no tenemos casa fija, vamos de la Zeca a La Meca, en este último tiempo he tenido mucho ajetreo dentro y fuera del ciclismo... ¿me puedo quejar? para nada, estoy muy contento, hay cosas que tienen que pasar, suceden infortunios y contra eso no se puede hacer nada... pero lo que está en mis manos sí lo puedo hacer.

Ahora me encuentro en un Hotelito en Lieja (Belgica)... no hace mucho, ayer concretamente, estuve muy cerca de conseguir ganar la Flecha-Balona, eso en mi 1ª participación... hice 4º, a pesar de que me adelanté y también me precipité un poco. Pero dí la cara y fui valiente, por eso estoy muy satisfecho conmigo, ¿que me equivoque? en la vida nos equivocamos en muchas ocasiones... pero: ¡muriendo y aprendiendo!

Llevo un tiempo que me parece estar montado en una montaña rusa a toda velocidad, sin freno, con constantes subidas y bajadas... así a sido, sobre todo de abajo arriba, aunque a veces bajas... es para subir más arriba.

El domingo me toca montarme en otra atracción: "La Lieja", y me montaré para disfrutar de ella, ni más ni menos.


Hasta pronto!

4 comentarios:

antonfan dijo...

Que grande... el ataque de la flecha fue impresionante!!! solo aguantasteis 4!!! si no te hubieses pegado el calenton de la escapada... caguen! Dentro de poco caera algo grande, seguro! A ver como sale lieja, un dia es un dia, y estas muy muy en forma, no estas para nada lejos del mas fuerte del peloton, y quien sabe cuando volveras a las ardenas con este punto. AUPA IGOR!

Uno de Uribarri dijo...

Igor, que sepas que eres el puto amo. Lo del Morredero lo podíamos llegar a imaginar, es tu terreno, pero lo de la Flecha ha sido realmente impresionante. Nos has dejado sin palabras, literalmente. No le des ni una vuelta a qué hubiera pasado si hubieras corrido de otra forma. Los que te seguimos lo hacemos porque corres como corres, así que no cambies. Eutsi gogor, Fuji.

Anónimo dijo...

Efectivamente Igor, como bien dices, "muriendo y aprendiendo"... como en aquel Campeonato de Euskadi de Cadetes de 1º año, donde se te estropeò el cambio, y subias con el quinteto de cabeza, el duro Opakua en 42x16, hasta arriba, retorcièndote, siendo ese pequeño chaval, pequeño y menudo, con aquella bozecita que aùn recuerdo de niño travieso que me decia..."Jo que mala suerte tengo"...¿Te acuerdas?.
O en aquella última etapa de la Vuelta al Besaya donde morias y aprendias a la vez en la dura subida a Cicero, y que tantas experiencias positivas sacaste de cara al profesional que hoy eres...¿Te acuerdas?.
Toda una persona emprendedora y valiente, que ha sabido salir adelante..."muriendo y aprendiendo".
Te sigo siempre Igor.
¡Zorionak!.
Yon Gil.

Anónimo dijo...

Te juro que ayer cuando atacaste en Huy me pusiste la piel de gallina y me emocionaste. No sabes lo que significa para la afición vasca que uno de sus corredores haga lo que hiciste tu ayer en un lugar tan mítico como Huy...no importa que no ganarás, la emoción que nos creaste compensa todo. Un 4º puesto en una clasica así justifica toda una temporada e incluso carreras deportivas enteras. Ya ganarás algun año allí, eso me lo dejaste muy claro ayer. GRANDE IGOR!